The article archive is a collection of articles about anything Shakira-related. Articles are stored locally for your convenience, and a link to the source is available as well.

Currently there are 2429 articles stored in the archive. Click here to notify us of new ones.

La mejor de las paradas

Sólo cuatro fieles pasaron la noche a las puertas de Las Mestas, pero fueron cientos los que aguardaron horas la voz y las caderas de Shakira

P. MERAYO/GIJÓN

A nadie le gusta esperar. Hay quien inyecta toda una vida a un solo segundo y al tercero aguardando se siente eternamente abandonado. Sin embargo, como todo en el mundo, hay esperas y esperas, paradas y paradas. Unas son molestas, crueles y hasta desesperanzadoras y otras de tan buenas son, además, voluntarias. En éstas estaban ayer los fieles de Shakira, en la estancia agradable, la expectativa buscada, recomendada y prolongada de ilusiones al máximo. Por eso, su concierto comenzó no a las diez y media, sino muchas, muchas más horas antes. Sólo cuatro seguidores, Aida Iglesias, de 17 años, entre ellos, cumplieron varias más de 24 a la sombra de los inmensos árboles plataneros de la avenida que se cierra en Las Mestas.

Sólo ellos pasaron la noche, abrumados, decía Aida, por los grillos que no cesaron de cantar. Pero fueron decenas los que superaron las 15 y las 17 horas, como Jenny Milena López, que llegó con sus amigas a hacer cola cerca del recinto sobre las seis y media de la mañana. Jenny, como Blanca Ordóñez, ambas de 25 años, vive en Asturias desde hace tiempo. De hecho, al ¿de dónde? ambas contestan raudas que de aquí. La primera, de Oviedo, y la segunda, de Gijón. Pero lo cierto es que nacieron en el mismo país de Shakira. Por eso a la cola y al concierto acudieron con camisetas y banderas de Colombia.

Entre estas madrugadoras y la hora de la cita para el resto de la ciudad, no cesó la llegada de fans de la cantante de pies descalzos. El goteo era leve a primeras horas, a las siete, a las siete y media, a las ocho... se iban sumando de dos en dos, de cinco en cinco, pero se contaban por decenas las que cruzaban la hora meridiana del día con el bocadillo en la mochila, la baraja de cartas en el bolso e, incluso, como Delio Toliva, de 23 años, los apuntes de informática acompañando todo el tiempo la mirada. «Tengo mañana el examen, pero estudio bien aquí», decía, mientras su compañera de espera, María Tejerina, le secundaba el silencio prometido leyendo 'La perla verde'.

No eran los únicos que se abandonaban a la lectura. Periódicos, suplementos y muchos apuntes se pudieron ver en la espera entre quienes no pretendían «perder el tiempo». Eran muchos, en realidad, los que aguardaban la hora de abrir las puertas -pasadas las siete y media- en absoluto recogimiento. El resto de los cientos de fans de Shakira que fueron engordando la cola durante todo el día -a eso de las cinco de la tarde, podían superar tranquilamente los 200- lo hacían jugando a cartas, fotografiándose, desde luego comiendo pipas, que podían marcar el lugar de cada grupo como un mapa perfecto de asistencias; se contaban chistes y competían, como Marta Jiménez y Cristina García, por el mejor conocimiento de las canciones de la invitada colombiana.

Pero no todos los juegos se iban a las letras de Shakira, había quien intentaba darle a la cadera y al pecho con la extraordinariedad que lo hace ella. Del resultado salían sólo carcajadas. Al fin y al cabo era de lo que se trataba. De pasar el tiempo, que era mucho, entre risas de todos para lograr la mejor espera y tras ella un buen sitio en el verde de Las Mestas. Curiosamente no todo el que se adelantó unas cuantas horas al cartel oficial lo hizo para tomar posiciones en el concierto. Hubo quien, como las hermanas Melisa y Jennifer Sampayo ( de 13 y 19 años) y su amiga Sandra Pacheco (de 17) salieron de casa con tiempo suficiente para hacer buen lugar en la cola, pero se quedaron apartadas. «No queremos estar ahí medidas», decían refiriéndose a los espacios acotados para ordenar las filas.

Las tres, también con banderas de Columbia, en país de sus familias y el lugar en el que conocieron a Shakira hace cinco años, se sentaron tan ricamente sobre un bordillo de la acera a esperar a que el recinto se abriera de par en par.

Cada minuto que pasaba la marea humana crecía. Ya no era sólo la calle que llevaba al recinto del concierto. A las siete de la tarde eran todas las que se acercaban a ella. A las ocho varias más cercanas y a partir de las nueve toda la ciudad quedaba implicada.


This article has been posted by: LilAngel
Posted at 06/19/2006. Original article can be found here.

Next: Éxito del suplemento de El COMERCIO en Las Mestas
Previous: El ritmo y el baile de Shakira llenan Gijón La cantante agotó las entradas en el gran concierto del verano gijonés

Submit your article(s) to our archive
Return to frontpage


No comments posted yet. Be the first!

Discuss items here. Please be nice while posting :-)
In order to keep the page clean, please rate comments using the thumbs up - down buttons. Thanks!

Name:

Message: